DERECHOS HUMANOS

Alegatos finales en juicio por Plan Cóndor en Roma

El pasado viernes continuaron los alegatos finales en el juicio contra represores latinoamericanos de las dictaduras en el Cono Sur, en el marco del Plan Cóndor, en la ciudad de Roma.

Martes 25 de octubre de 2016 | 18:30

Luego del pedido de cadena perpetua, por parte de la fiscalía, a 27 represores, entre ellos varios reconocidos represores uruguayos, el último viernes fue el turno de los alegatos de los abogados.

En primera instancia fue el turno para los abogados Ventrella y Mauricio Greco, por parte de la Presidencia del Consejo de los Ministros de Italia. Luego para Andrea Speranzoni, abogado de familiares de María Asunción Artigas, Guillermo Manuel Sobrino, familiares de victimas ítalo chilenas, de la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores, y otros. Ambos grupos de abogados se sumaron al pedido de cadena perpetua para los acusados.

Lesa Humanidad

En los argumentos y pruebas los abogados coincidieron en el carácter de lesa humanidad, la barbarie, la premeditación y la crueldad de los crímenes cometidos. Especial lugar tuvo el papel jugado por la coordinación entre los estados en el marco del Plan Cóndor.

El abogado Ventrella hizo referencia al ejemplo de dolor y violencia que tuvo que atravesar la familia de María Asunción Artigas, cuyo hermano Dardo estaba presente en sala en ese momento y que había declarado como testigo y querellante en el juicio, junto a su sobrina Victoria Moyano Artigas, hija de María Asunción Artigas y Alfredo Moyano.

A su vez Ventrella también alegó las pruebas concluyentes de la participación del FUSNA en la represión contra los GAU desde fines de 1977: “también en el Fusna se moría” y la responsabilidad de Tróccoli en la misma. En referencia a éste último lo comparó con un criminal nazi, en cuando a la justificación que hace de sus crímenes y a la especial inhumanidad de los mismos.

Pacto de silencio

Speranzoni declaró en su alegato acerca del ejemplo de la represión contra los GAU en 1977 que “es evidente que existe un pacto de silencio entre los imputados”. Se concentró también en el caso de María Asunción Artigas, y las pruebas aportadas, entre ellas varias de material fotográfico, hechas hace pocas semanas y , con posterioridad a su muerte por Daniel Rey Piuma, refiriéndose en particular a algunas fotos, incriminatorias para los acusados, que fueron reconocidas por Dardo Artigas, el hermano de María Asunción, presente en sala. También se refirió a la personalidad de María Asunción a través de los testimonios aportados por testigos que la vieron en el Pozo de Banfield, lugar donde nació en cautiverio Victoria Moyano Artigas.

Remató con el ejemplo de la ideología perversa de Tróccoli en su libro “La ira de Leviatán” donde hace apología de sus actos y se autodefine como profesional de la violencia.

Culminando su alegato en dedicación a las víctimas y sus familiares y la lectura de una canción del artista chileno asesinado por la dictadura de Pinochet, Víctor Jara.






Temas relacionados

Derechos Humanos   /   Uruguay   /   Dictadura uruguaya   /   Detenidos desaparecidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO