Política Chile

LA HAYA

A un día de iniciarse los alegatos en la Haya, últimos sucesos

Durante el 2013, Bolivia demandó a Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con el propósito de conseguir derechos sobre el océano pacífico, este 19 de marzo comienza una de las últimas etapas que enmarcaría la demanda.

Lorena Gjik

Estudiante de licenciatura en música UA

Domingo 18 de marzo de 2018 | 07:29

El 10 de abril del 2013 Evo Morales inició una demanda en contra de Chile en la Corte Internacional de Justicia con el fin de poder negociar la salida al mar, argumentando que el país se había comprometido y que tenía el deber jurídico de solucionar este conflicto.Por su parte, el gobierno chileno se atiene al tratado de paz y amistad de 1904, donde se definen los límites fronterizos, basándose en esto, intentó quitarle el poder de resolver la problemática, señalando además, que no pueden revivir acuerdos anteriores a 1948, año que se firmó el pacto de Bogotá, que especifica que los países que adhieren deben resolver los desacuerdos de manera pacífica, agotando las instancias regionales, antes de llegar a organismos como el Consejo de Seguridad de la ONU.

La primera etapa de la de la demanda

La primera etapa del proceso (2013), se enmarco en definir la jurisdicción de la CIJ, ante la demanda realizada por Bolivia. Sin embargo, la impugnación del gobierno Chileno no tuvo éxito por lo que durante el próximo 19 de marzo se dará inicio a la última etapa de la demanda, en donde se discutirá la existencia de la obligación de Chile de negociar la soberanía del océano pacífico.

El gobierno Boliviano está pidiendo que se reconozca la obligación de Chile de negociar el acceso soberano al mar, que se reconozca la falta a dicha responsabilidad y finalmente que se lleve a cabo. Por su parte, el gobierno chileno no ha mostrado una postura dialogante sino que insiste en no tener ninguna responsabilidad sobre la negociaciones.

Ambos países han estado preparando desde hace meses esta instancia, durante estas dos semanas se han abierto más debates y polémicas desde ambas partes. Sin embargo, al analizar este tipo de hechos tan complejos, no podemos ignorar que quienes realmente reclaman la soberanía de los territorios no son los habitantes en sí, si no los empresarios dueños de este recurso básico y sus gobiernos, que dirigen, alientan e irradian el sentimiento nacionalista para darle más peso a sus alegatos, pese a que los propios habitantes y trabajadores no tengan ninguna jurisdicción sobre el destino de esos territorios, ya hemos visto cómo se instalan empresas en lugares en donde la propia población está en desacuerdo.

Con el cambio de mando, se terminó de consolidar el equipo jurídico que representará al país, que estará a cargo del ministro de relaciones exteriores Roberto Ampuero, sin embargo desde finales de febrero que tanto Chile como Bolivia vienen dando señales de lo que será esta nueva etapa. El ex ministro de relaciones exteriores Heraldo Muñoz anuncia que ya se estaban preparando para los alegatos,manifestando que los asuntos sobre las delimitaciones territoriales ya estaban resueltas con el tratado de 1904. Al mismo tiempo, Evo Morales preparaba el “banderazo” como una manera de llamar la atención y de incentivar el sentimiento nacionalista en apoyo a la demanda, buscando la movilización en las calles del país, lo que fue criticado por Heraldo Muñoz (ex ministro de relaciones exteriores) quien de manera provocadora señaló "Entiendo que se está cosiendo una gran bandera [en Bolivia], nosotros estamos cosiendo los argumentos que vamos a llevar a la fase de los alegatos orales en [la Corte Internacional de Justicia con sede en] La Haya; creo que es más importante coser bien lo que le vamos a decir a los jueces de La Haya".

La unidad ante los temas de Estado

Durante estas dos semanas las discrepancias entre las fuerzas políticas se han dejado ver, aunque también lo mas conservador de las corrientes políticas ha salido a flote, sin embargo a pesar de las diferencias tanto la izquierda reformista, como la Nueva mayoría y la derecha se han unido con sus figuras principales para decir que Bolivia no tiene el derecho de apelar a la soberanía marítima.

Vlado Mirosevic militante del Partido Liberal, parte del Frente Amplio, ha sido designado por Roberto Ampuero para ser uno de los nueve que acudiran a la Haya durante los alegatos y mostrándose por fuera de la visión de la mayoría de los frenteamplistas, está en contra de la demanda realizada por Bolivia. Señalando en diversos medios de comunicación su fe en que los jueces se apegarían al derecho internacional y verán la utilización política que hace Morales sobre el tema.

Por otro lado, el presidente Sebastián Piñera ha convocado durante esta semana una reunión con tres ex mandatarios, Michelle Bachelet, Ricardo Lagos y Eduardo Frei, con el objetivo de alinear la postura de que no existe responsabilidad de negociar la salida al mar con Bolivia, en un intento de mostrar la máxima unidad en la intransigencia a la demanda de Evo Morales.

Sin embargo, como hemos visto la unidad no ha alcanzado a todos, después de los polémicos dichos de Guiller, que abrían la posibilidad de hacer un canje de territorios, además de la indiferenciada de la mayoría de los parlamentarios del Frente amplio.

Pese a que el gobierno Boliviano y sus analistas políticos han hecho un gran esfuerzo por difundir su optimismo frente a los alegatos, no ha logrado conseguir el apoyo a nivel internacional que espera, España recientemente negó el apoyo a la demanda marítima, explicando que se mantienen en una postura neutral, ante esto la indignación del actual ministro de relaciones exteriores no se hizo esperar observado que no es la primera vez que Bolivia utilizada a personalidades de la política internacional para darle fuerza a su demanda.

Sin duda, que las políticas de Estado, no protegen la soberanía de todo los pueblos sobre sus territorios, sino que protegen la propiedad privada de los empresarios del mar. Esta disputa, es una lucha entre los gobiernos de Bolivia y Chile, que juegan con los sentimientos la ilusiones de la clase trabajadora respecto del sentimiento de pertenencia con el mar, para suscitar un ánimo nacionalista que apoye sus disputas por más territorio fértil.






Temas relacionados

Corte Internacional de Justicia de la Haya   /   Política Chile   /   Chile   /   Bolivia   /   La Haya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO